OsoOsos

En la naturaleza, En la naturaleza, estos animales son ágiles escaladores y pasan la mayor parte de su tiempo solos y en movimiento en búsqueda de alimentos.

Los osos pardos viven en áreas poco habitadas, tranquilas y con escasa presencia humana -habitualmente entre los 1.100 y los 1.800 m. de altitud. Los territorios de estos animales son de entre varias decenas y centenares de kilómetros cuadrados. En general, los osos pardos europeos suelen ser nocturnos o crepusculares, en parte para eludir la presencia del hombre. La actividad diurna de los grupos familiares gira alrededor de la búsqueda de alimento y, en momentos de relativa calma, los oseznos practican diferentes juegos: corren, saltan, trepan, usan ramas, troncos o piedras y luchan. Todos los osos caminan en cuatro patas debido a su tamaño. Pararse y ponerse de pie, es un signo de agresión para un oso.

La hibernación es una de las facetas más populares de la vida de los osos. Para este estado de letargia fisiológica, los osos eligen lugares de vegetación impenetrable y laderas de muy difícil acceso.
En los Circos: En cautividad, los osos suelen mostrar comportamientos estereotipados, sobretodo cuando viven en cercados pequeños y vacíos o cuando pasan las noches cerrados en el interior. Viven en condiciones inhóspitas sin piscinas para bañarse, estructuras para escalar, investigar y jugar ni sustrato natural para cavar. En cautividad, estos animales necesitan al menos cercados sin techos, barreras visuales y enriquecimiento en el modo de ofrecer la alimentación.
“ Debido a sus características biológicas y a su comportamiento social específico, es imposible para cualquier circo mantener ninguna especie de oso de una manera acorde a las necesidades individuales de los animales. Los osos son principalmente solitarios y activos durante la noche. No debemos olvidar que estos animales pasan los meses de invierno en hibernación.”

SCHWAMMER, Dr. Harald, PECHLANER, Dr. Helmut, GSANDTER Hermann, Dr. BUCHLKRAMMERSTATTER, Guidelines for keeping of wild animals in circuses, Vienna 1996.